El río Pintos de Córdoba
Río Pintos

El río Pintos de Córdoba

Cuando uno piensa en Córdoba (Argentina), piensa automáticamente en sus ríos (y el Fernet). Durante todo el año los ríos y arroyos de la provincia tienen su atractivo. Pero hay uno que cobra especial importancia en los meses de calor, es el río Pintos de Córdoba.

El auténtico río

Si uno quiere de verdad disfrutar de un día en el río, lo primero es que acompañe el clima, y este río que nace en las Sierras Grandes y desemboca en el Dique de Cruz del eje luego de recorrer casi 30 kilómetros por entre las sierras, cumple con esta condición.

Sobre todo en su tramo norte el clima en el Valle del río Pintos es espectacular. Puede estar lloviendo en Córdoba Ciudad pero aquí el clima se empieza a parecer al de las salinas del norte cordobés y eso lo hace muy propicio para el viajero.

Vale aclarar que este río pertenece en su primer tramo al departamento Punilla, aquí hay una zona para acceder al río junto a un puente nuevo, esa zona está cercana a La Falda. Nosotros hablaremos de la zona del rio perteneciente al departamento Cruz de Eje, cuyos accesos son por el norte desde San Marcos Sierra, por el este desde La Cumbre y por el sur desde La Falda o Molinari.

Cómo llegar al río Pintos

Llegar a esta zona no es rápido y depende del estado del camino, si bien desde Córdoba son solo 100 km de distancia. Tener en cuenta cargar los mapas al celular, ya que en gran parte del recorrido no hay señal.

Hay básicamente tres formas de llegar, siempre en vehículo propio y tomando como referencia la ruta nacional 38.

Por Cuchi Corral

Una la más directa, pero la que en peor condiciones suele tener el camino, es desde la altura de la localidad de La Cumbre, por el camino que va a Cuchi Corral.  Por aquí son solo 18 km de ripio, pero la gran bajada al valle del río Pintos suele estar en muy malas condiciones sobre todo para un auto.

Por La Falda

Otra forma que es la que yo utilizo, es ir por el camino de la Pampa de Olaen que sale desde el dique de La Falda. Por aquí son 36 km de ripio, pero le restamos los 16 km que hay entre La Cumbre y La Falda. Este camino suele estar siempre en muchas mejores condiciones que el anterior y puede ser transitado generalmente por cualquier tipo de vehículo.

Tiene un par de desvíos a los cuales hay que prestar atención, pero preguntando se llega. Hay que contar con al menos una hora y media para recorrer este camino.

Por San Marcos Sierra

Desde el norte, desde San Marcos Sierras son casi 27 km. Este camino es de similares características al que viene de La Falda, pero solo sería útil para quien viene desde el norte.

Qué parador elegir

En este sector del río hay dos paradores principales. Uno es el llamado Vado de Chuña, que queda sobre el camino que viene de La Cumbre. El otro es el parador La Olla que queda sobre el camino que viene desde San Marcos Sierras.

Ambos paradores tienen la particularidad de que si querés te asan tu asado. Es decir vos llevas la carne (no olvidar llevarla en una conservadora con hielo) y ellos te la asan y te la sirven en la mesa.

Además ambos tienen mesas y venden bebidas.

Vado de Chuña

La gran diferencia es que el vado de Chuña es prácticamente público ya que está al lado del camino. En cambio el acceso a la Olla es por campos privados.

La Olla

La Olla cobra acceso por auto, mientras que en el vado de Chuña no. Por lo tanto podríamos decir que La Olla es un parador más exclusivo.

Río Pintos
Río Pintos.

Aparte en La Olla los autos se estacionan lejos del río, por lo que el entorno es mucho más lindo. En Chuña, los coches están prácticamente pegados al río.

Al lado del camino

Si no querés ir a ninguno de estos lugares, podes estacionar al lado del camino que bordea el río cerca del vado de Chuña, pero ahí los lugares se ocupan temprano y no es tan cómodo.

Cómo es el río

Respecto del río, en mi opinión es mucho más disfrutable en el vado de Chuña. En esta parte el río corre ancho, pero con buena profundidad. Por lo que es muy amigable para estar todo el día adentro del agua.

En cambio en La Olla, el río se encajona y cambia un poco de pendiente, por lo que la corriente es más fuerte y el río más angosto.

Algunas veces La Olla tiene su tranquera cerrada, pero esto no significa que no está abierto, sino que lo hacen para que no se escapen los animales. Hay que abrirla pasar y volverla a cerrar.

En esta zona se disfruta del auténtico río cordobés. Uno pasa todo el día en el agua, que además te deja la piel super suave por su particular contenido de minerales. Se come un asado sin ningún esfuerzo más que haberlo comprado y además tiene unas visuales del paisaje serrano espectacular.

En definitiva es uno de esos lugares imperdibles para los amantes de la naturaleza y los ríos.

Experiencia serrana 100 %

No te dan ganas de volver. Pero hay que hacerlo, tener en cuenta el tiempo de viaje para que no te agarre la noche en el medio de la montaña. Por lo demás antes de partir averigua el estado del camino (en el Automóvil club de la Falda sería una opción) y comprá el asado.

Deja una respuesta