Por qué sí contratar un guía
Contratar un guía.

Por qué sí contratar un guía

Muchos de nosotros no estamos acostumbrados a tomar excursiones ni mucho menos a contratar un guía. Nos las arreglamos leyendo, preguntando y buscando información por nuestra cuenta.

Contratar un guía
Contratar un guía.

Yo creo que andar por cuenta propia no es mala idea, pero sí que por lo menos hacer un mix de cuenta propia y guía es una idea a tener en cuenta. Hasta ahora no encontré ninguna aplicación que pueda reemplazar a un guía. Sí hay muchas que ayudan y eso es fantástico, pero en definitiva aun no llegan ni por asomo a reemplazar una buena excursión guiada.

Si no queremos contratar un guía, ya sea porque no nos gusta o porque sale de nuestro presupuesto, siempre podemos comprar una excursión. Inclusive ya hay en muchas ciudades excursiones gratuitas de muy buena calidad, que son gratis o la gorra.

Es así que cada vez nos quedan menos excusas para andar perdidos por la ciudad sin aprovechar el tiempo. Y tampoco es cuestión de andar todos los días y a cada segundo con un guía.

Con contar con un guía tal vez solo un medio día ya es suficiente para tener una buena aproximación a los secretos de la ciudad, mediante consejos y tips que solo alguien que conoce muy bien el destino te puede dar.

Por qué sí contratar un guía

En mi experiencia, recorrer una ciudad o destino con un guía local cambia de manera absoluta nuestra percepción del destino. Nos ayuda a aprender y entender cosas que tal vez se nos pasarían por alto.

Seguramente conoceremos lugares secretos o historias mínimas que  enriquecerán nuestro viaje. No digo que nos transformaremos en lugareños pero sí que podremos acceder de manera más fácil al alma del lugar.

Últimamente además se han impuestos guiadas o excursiones que no tienen un destino como objetivo, sino una experiencia, como por ejemplo recorrer locales gastronómicos o conocer la noche de ciertos lugares.

Esto no hace más que reforzar el concepto de que muchas veces no es solo ver el monumento famoso y sacarle fotos, sino todo el trasfondo y la riqueza cultural del lugar.

Si por tu cuenta descubrís un lugar escondido, con un guía descubrís diez en el mismo tiempo, no tiene comparación, sobre todo cuando tu tiempo es acotado.

Subsanar la falta de un guía

A veces también se puede recurrir a amigos o conocidos que vivan en la ciudad.  Esto también es muy bueno para disfrutar de un paseo por la ciudad tal como lo haría un local.

Es así que no hay excusas, si tenés amigos en la ciudad a dónde vas, visitalos, salvo que sean un bajón. Sino tenés esta posibilidad contratá una excusión al menos y sino contrata un guía local.

En mi experiencia no hay comparación entre tener un guía y andar solo. Inclusive a veces un taxista (que no es un guía) te puede llevar a lugares insospechados. Con los taxistas hay que ser muy cuidadoso y cerrar muy bien los precios antes de salir. Además pagarles al finalizar el recorrido.

Vas a notar una enorme diferencia en esa forma de conocer. Te aseguro que no te vas a arrepentir.

Si después de todo esto no te convenciste, o te convenciste pero no te da el presupuesto, y además no conoces a nadie en el lugar, te recomiendo que leas, leas y vuelvas a leer sobre el destino al que vas a ir. Y no solo sobre la historia, medios de transporte, distancias, etc, sino también sobre la cultura local y sus tradiciones o rituales diarios. Como a dónde van después del trabajo, que hacen por las noches. A donde se dirigen los fines de semana, o durante sus vacaciones.

Es una forma de subsanar la falta de un guía local. Que no es ideal pero te ayudara a tener una inmersión cultural más fructífera.

Deja una respuesta