Dónde no comer en Roma

Dónde no comer en Roma

Roma tanto como Italia es una marca registrada a la hora de hablar de gastronomía. Y se lo ganaron en muy buena ley. A base de pastas, pizzas y helados. Por eso te preguntarás porque escribo dónde no comer en Roma.

El imaginario popular concede a Roma un lugar de privilegio en cuanto a de comer rico se trate.

Comida Italiana

Sin embargo, antes de conocer Italia, escuchaba con frecuencias a muchas personas afirmar que no habían comido nada bien en Roma, ni siquiera les gustó la comida Italiana.

Muchos decían que nuestras pastas son más ricas, que nuestra piza también porque la de ellos es muy finita, que el helado no tiene gusto a nada y cosas por el estilo.

Es así que llevaba todo esto en mente cuando fuimos por primera vez a Roma con mi mujer.

Es todo rico

Y bueno, lo que sucedió fue todo lo contrario. Comimos súper rico, pero de verdad, y eso que a mí no me gusta la pasta. Nos cansamos de comer helados increíbles y de tomar vinos locales.

Entonces ¿qué paso?, ¿puede estar tanta gente equivocada? La respuesta es no, no estaban equivocados, simplemente hay lugares donde no hay que comer en Roma.

Trampas para turistas

Roma es una ciudad con un inmenso flujo turístico, está plagada de plazas y monumentos visitados por millones de turistas cada año. Eso sumado a la idiosincrasia italiana, genera una pululación de negocios que son verdaderas trampas para turistas.

Este inmenso fenómeno turístico provoca distorsiones en el mercado inmobiliario que tienen como resultado una muy mala comida, y además cara.

Dónde no comer en Roma

Es famoso el caso de la pareja japonesa que recibió una factura de 500 euros por un sencillo almuerzo. Definitivamente comer en las cercanías de lugares famosos es caro y pude resultar hasta absurdo, y si se tiene mala suerte inclusive muy caro.

El asunto es que los alquileres y costos de los locales gastronómicos en los sitios más populares son sumamente altos. Esto provoca dos cosas, que suban los precios de los productos que venden los negocios gastronómicos y por otro lado que aumente la competencia por disminuir los costos, impactando en la calidad de los productos.

Es así que descubrí qué es lo que le pasó a esta gente que comió tan mal en Italia. Lo que les pasó es que cayeron en estas verdaderas trampas para turistas que son los locales bien ubicados respecto a los atractivos turísticos o que simplemente están emplazados en zonas turísticas.

Comer fuera del área turística

Entonces para que te suceda esto lo que tenés que hacer es escapar a estos lugares. Consultar en Trip Advisor u otra aplicación no es suficiente, por supuesto que es útil pero no es suficiente, sobre todo en lugares con tantas visitas no especializadas como los son los locales gastronómicos de las zonas turísticas.

Hay que tratar de averiguar en dónde comen los romanos. Mi experiencia dicta que un buen parámetro es que el local no esté en una zona turística. Cada vez que pude ir a un local en el que no había extranjeros comí de lo mejor. Es que en general estos locales están atendidos por sus propios dueños y le ponen un empeño a la comida que se nota. Además al no tener costos tan altos de alquileres pueden usar los mejores insumos.

Así que ya saben, si por algún motivo tienen que comer en por ejemplo la plaza Nabona, existen grandes posibilidades de que no coman bien y que sea caro. Y caro no siempre es sinónimo de calidad, y menos en estos casos.

Por supuesto que si entran a un restaurant tres estrellas Michelín van a comer bien. Pero estos restaurants rara vez están en sitios así.

Llevarse una verdadera impresión

Si tu idea es llevarte una buena impresión gastronómica de Roma, explorá, pregunta a los locales y salí aunque sea un poquito del circuito turístico. Además recordá que la cocina italiana ha recorrido diversos caminos a lo largo del mundo, sobre todo de la mano de los emigrantes italianos. Adaptándose a la realidad de los países a donde llegaron, es así que no esperes que la comida de Italia sea como la comida italiana que comés en tu país.

Ahora sí, teniendo en cuenta estos consejos, ya estás listo para experimentar en todo su esplendor la Vera Cuccina Italliana!

Deja una respuesta