Capadocia
Árbol lleno de Nazares.

Capadocia

Salimos de Estambul en un avión de Turkish Air Lines hacia la ciudad de Kayseri, en el centro de Turquía en la región de Anatolia. Esta es la ciudad desde donde se conoce la región de Capadocia.

Llegar a Anatolia Central

Apenás llegamos al aeropuerto nos estaba esperando nuestro guía Hasan. A la salida del aeropuerto vimos el monte Erciyes, allí hay una estación de esquí, algo de lo que no tenía ni idea.

El trayecto hasta el hotel, fue utilizado para ir conociendo con distintas paradas. Primero paramos para ver la emblemática vista de Capadocia. De paisaje de chimeneas de cuento de hadas.

Paisaje de cuento de hadas

El paisaje se debe a la erosión de distintas capas de ceniza depositadas a lo largo del tiempo. Además esas rocas son blandas, por lo que los distintos pueblos las fueron tallando a lo largo de la historia para hacer sus casas.

Luego paramos en una fábrica de cerámica artesanal en donde vimos como hacen los distintos colores a partir de arcillas de distintas coloraciones.

Desde allí fuimos a almorzar a un restaurant que estaba en parte excavado en la roca. Desde allí fuimos a una fábrica de alfombras.

Alfombras de seda

Las alfombras son una de las artesanías típicas de Turquía. Lo más exquisito en alfombras son las que están hechas de seda. Allí tenían un criadero de gusanos de seda y nos mostraron todo el proceso. Tanto en esta fábrica como en la de cerámica, la idea es venderte sus productos. Pero de todos modos, fueron dos visitas muy ilustrativas.

Casas trogloditas

A continuación nos llevaron al Museo al Aire Libre Goreme. Allí se ven numerosas casas excavadas en la roca. Lo más interesantes son los templos de los primeros cristianos del siglo I, ya que están decorados con frescos increíbles. Finalmente después de entrar a varias de estas cuevas nos dirigimos al hotel.

En el hotel teníamos algunas comidas incluidas por lo que estábamos muy cómodos en ese sentido. En Capadocia en los almuerzos toman sopa y ensalada de tomate, pepino, perejil y cebolla de entrada. Luego el plato principal y de postre fruta o yogurt.

Trekking por el Valle Rojo

Al día siguiente como a las 10 de la mañana, Hasan nos pasó a buscar para hacer una excursión de senderismo de aproximadamente 10 km de distancia. La misma nos llevó a través del Valle Rojo. El mismo en un valle excavado en la roca, que en su interior al contener más humedad tiene una nutrida vegetación y fauna. También vive gente en el mismo.

Es una excursión muy gratificante, si bien caminar 10 km nos costó un gran cansancio. En el medio de la excursión paramos para tomar té. Todo el día toman té caliente. Además mientras descansábamos un rato nos pusimos a jugar al Backgammon con Hasan.

Ojos de la suerte turcos o Nazar
Árbol lleno de Nazares.

Cerca del mediodía llegamos a un restaurant muy típico y rudimentario donde almorzamos. De allí nos dirigimos a Uchisar que es un pueblo troglodita. Allí se puede observar una fortaleza excavada en la roca.

También pudimos ver las enormes palomas del Valle de las Palomas. Para luego ir a una fábrica de joyas en donde nos enseñaron gemas y el proceso de orfebrería.

La ciudad subterránea

Más tarde llegamos a Kaymakly, que es una antigua ciudad subterránea excavada en la roca. Es increíble, llega a tener hasta 10 pisos de profundidad, si uno le tiene miedo a los lugares estrechos y encerrados no debería ingresar.

Nosotros solo llegamos hasta el quinto piso. Eran tan grandes las ciudades que en su interior había despensas, cocinas, establos, cementerios, pozos de agua, además contaban con puertas de piedra para cerrar la ciudad.

Estas ciudades se hicieron como modo de defensa. Las hicieron los cristianos para protegerse de los ataque árabes. Desde aquí fuimos al hotel. Era la última noche en Capadocia.

Capadocia es en definitiva un imprescindible de Turquía donde lo principal es el paisaje y cómo fue aprovechado por la gente. Las ciudades de la zona no nos parecieron muy atractivas.

Deja una respuesta