Damasco capital Siria
Damasco Capital Siria

Damasco capital Siria

Damasco capital Siria, tal vez la capital más antigua del mundo. Siria es un país siempre presente en el imaginario argentino. Seguramente que eso se debe a la inmigración siria a nuestro país que arrancó en el siglo XIX, continuó durante la primera mitad del siglo XX y resurgió en el siglo XXI. Un viaje a Siria, sirve para rescatar los mejores recuerdos de este país.

Historia

Históricamente cuando se pensaba en Siria, se pensaba en aquel país lejano que habían dejado atrás estos inmigrantes. Que acá, se los bautizó con el apodo genérico de turcos, un error garrafal aceptado tal vez por el grado tolerancia de nuestro país, para lo bueno y para lo malo, ya que los turcos eran quienes habían conquistado su territorio y empujado a toda esta gente al exilio. Lamentablemente, en la actualidad, la visión sobre Siria cambió, debido a la guerra civil y al terrorismo que se desarrolló en su territorio.

Hoy no está clasificado como un lugar seguro para viajar y es prácticamente imposible conseguir una visa. El turismo es nulo. Pero en el año 2009, ninguno de estos problemas impedía conocer un país esplendido (salvo la pandemia de influenza). Es así que conseguí la visa en Buenos Aires, me puse en contacto con mis parientes sirios, y salimos para allá.

Cómo llegar por tierra

Por cuestiones debidas al programa integral del viaje, llegamos a Siria, de una manera un poco común, ya que lo hicimos por tierra, y por la frontera con Jordania. Los hicimos en un colectivo de línea. Y ya desde que nos subimos en Amman (Jordania), empezamos a recibir la hospitalidad siria, ya que una familia que viajaba frente a nosotros nos convidó comida, así de la nada.

En esa época vivíamos la pandemia H1N1, y en pleno desierto, ya del lado sirio, nos tomaron a todos la temperatura con un termómetro de oído. Bajamos a sellar nuestro ingreso, había una ventanilla sola para extranjeros, se demoró bastante en atendernos, pero el colectivo espero sin ningún problema a que terminaran el control.

Damasco

Es así que llegamos a Damasco Capital Siria, la verdad es que nunca supimos en donde nos dejó el colectivo. Parece ser que no había terminal de ómnibus y nos dejó en una avenida muy concurrida. Ahí, justo se nos ofreció un taxi a llevarnos, y como ya teníamos elegido un hotel de la guía de viajes, nos llevó hasta allá, en el centro de Damasco. Tiempo después, el taxi me hizo acordar a esos autitos que se usaban en la Alemania comunista.

Damasco Capital Siria

En el hotel conseguimos una habitación muy buena, y nos alojamos unas tres noches. Desde allí nos pusimos en contacto con la familia, que nos vendría a buscar en unos días al hotel. Es así que nos dedicamos a conocer la ciudad de Damasco.

La fisonomía de la ciudad era muy distinta a las nuestras occidentales, casi no había propagandas, ni carteles, ni marcas occidentales ni de comida, ni de café ni de consumo en general. Por lo que resultaba bastante única a la vista.

Ciudad Vieja

Sin dudas el mayor atractivo de la ciudad, es su Ciudad Vieja, un conjunto de construcciones antiguas en los que había una intensa vida comercial ya que funcionan bazares y todo tipo de negocios. Es un lugar espectacular, ya que además también hay muchos edificios históricos de interés.

Después de estar unos días solos por la ciudad, caminando, tomando café, conociendo restaurantes y comiendo la exquisita comida callejera, nos vino a buscar Radwan (primo de mi papá), quien nos llevo a conocer más en profundidad la ciudad. Es muy grande la diferencia de conocer una ciudad con alguien que la conoce tan bien. Además Siria es un lugar ideal para viajar lento.

Es así que conocimos la heladería más famosa, en la que se sirve un solo gusto de helado, hay mesas largas para sentarse y vasos de agua. También conocimos importantes monumentos religiosos tanto musulmanes como católicos.

Cuando uno realiza un viaje a Siria por primera vez, seguramente se llevará una de las mayores sopresas del mundo, debido a todas nuestras diferencias pero también a nuestras similitudes.

Más historia de la visita a la ciudad de Damasco Capital Siria, la estadía en Bagdad Cafe y los días viviendo en el pueblo de mi familia quedan para otro día.

Deja una respuesta